Cultura popular / Identidad / Creatividad social / Políticas de poder /
Lenguaje y narrativas en la cultura P2P /Cultura de la remezcla/ Sociedad de consumo/
Memoria y cine / Forma = Función /

Como Ser Lucía Antonini

Instalación interactiva.

Presentado en Centro Antiguo Instituto de Gijón. Comisariado por Dos Clavos (Javier Duero y Alicia Jiménez), “Radiografías, identidad y mitomanía” 09.

Identidad digital: múltiples yoes / Construcción colectiva de la identidad / Público y privado en la red social de Facebook / Yo-Marca.

Durante la muestra hice una cesión de mi identidad digital, dejando abierto mi perfil de Facebook a los visitantes del Museo, que podían actuar desde mi avatar, emitir comentarios, modificar mi perfil e interactuar con mis contactos reales, perdiendo así  el control sobre mi “identidad digital” y cuestionando los límites entre realidad y ficción en la construcción de la identidad en el entorno digital, el Yo-marca y las fronteras entre público y privado en el entorno digital de las redes sociales.

Imagen de algunas Lucia Antonini, registradas en Facebook.

Esquema del espacio en red que puede configurar nuestra identidad digital.

Este proyecto es una forma activa de hablar del yo-Marca, este concepto que se oye últimamente, que estudia las formas mediante las que se están aplicando las estrategias de branding al yo, como Marca, imagen comunicable al exterior, a través de la web, redes sociales, blogs, etc…el entorno digital donde empezamos a hablar de identidad digital.

La primera condición de este yo-Marca es el control sobre la imagen que comunicamos. La identidad digital se configura a través de las imágenes que subimos a nuestro pefil, los comentarios que hacemos, lo que escribimos, sea en redes sociales, como en blogs personales, etc.

Incluso las grandes empresas tienen perfiles en las redes sociales, que actúan como si fuesen personas bajo el nombre y la “personalidad” de las grandes marcas, todo destinado a aumentar su consumo.

Pero creo que un individuo es todo lo contrario de un producto insertable en un mercado. Y está hecho de contradicciones, de transformaciones, de dudas, de múltiples yoes…que no posee, en definitiva, una única imagen comercial y comercializable con el exterior, que es lo que parece que nos estamos animando a hacer.

El título es una alusión a la película “Cómo ser John Malkovich ” de Spike Jonze, cuyo protagonista podía adentrarse en la “identidad” del actor, físicamente, a través de una entrada en su oficina, que daba acceso al interior de su persona.

El experimento dio un resultado bastante tímido, sólo algunas personas se atrevieron a entrar en acción, emitiendo comentarios desde mi identidad. Registré un aumento de “amistades” y modificación de mi perfil. Quizás lo más interesante se produjo en el chat, donde se establecieron relaciones entre algunos de mis contactos y las chicas que supervisaban la sala, que según me comentaron estaban atentas de las personas que abrían chat conmigo. De esta forma ellas entraban también a formar parte de la acción, alterando sus funciones en la sala, al interactuar con mi red social.

La primera semana de “cesión” viví una especie de “crisis de identidad digital” , de desprendimiento de mi imagen” en red, que aún no he terminado de recuperar.